martes, 22 de enero de 2019

Sorprendente razón por la que algunos latinoamericanos tienen piel clara




Cuando caminas por cualquier calle concurrida de Latinoamérica es de lo más normal ver todo un mosaico de tonos de piel, que van a ir de los más claros a los más morenos, y al menos durante los últimos 500 años, hemos supuesto que los tonos más claros, corresponden a los de origen europeo-mediterráneo.

Ahora, un nuevo estudio de genes de más de 6,000 personas de cinco países de Latinoamérica pone en duda estas fáciles suposiciones raciales. Un equipo internacional de investigadores descubrió una nueva variante genética asociada con una piel más clara que solo se encuentra en las poblaciones de razas originarias de América y en asiáticos orientales. Lo cual significa que en América Latina, una piel  más clara puede reflejar simplemente contar con ascendencia de razas originarias americanas.

"Es un estudio realmente importante", especialmente porque se ha realizado poca investigación genética en poblaciones latinoamericanas, dice la genetista humana Sarah Tishkoff de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania. La mayoría del trabajo sobre los genes de pigmentación de la piel "se ha hecho en europeos, donde, irónicamente, no vemos mucha variación", dice ella. "Una de las últimas fronteras ha sido: '¿Qué pasa con los asiáticos orientales y los nativos americanos?'"

América Latina es terreno fértil para tales estudios. Las personas a menudo tienen ancestros nativos americanos, europeos y africanos, y debido a que las poblaciones de nativos americanos están estrechamente relacionadas con las de Asia oriental, los investigadores también pueden detectar variantes de Asia oriental en los genomas de América Latina. "Se obtiene, en un solo lugar, la variación genética de cuatro continentes diferentes", dice el genetista estadístico Kaustubh Adhikari del University College London.

Él y Javier Mendoza-Revilla, genetista del Instituto Pasteur de París, analizaron los genomas de 6,357 personas de Brasil, Colombia, Chile, México y Perú, recopilados por el Consorcio para el Análisis de la Diversidad y Evolución de América Latina ( CANDELA). El consorcio también midió cuánta luz se reflejaba en la piel de los participantes, una forma de medir sus niveles de pigmento oscuro, la melanina. Eso permitió a Adhikari y Mendoza-Revilla buscar variantes genéticas relacionadas con el tono de la piel.

Una variante fue en MFSD12. Tishkoff recientemente vinculó la expresión reducida de este gen con una piel más oscura en los africanos. Sin embargo, la nueva variante MFSD12 se asocia con una piel más clara y podría mejorar la expresión del gen, informan Adhikari y Mendoza-Revilla esta semana en Nature Communications. Cuando buscaron la variante en otras poblaciones, la encontraron solo en los nativos americanos y los asiáticos orientales.

Así que la nueva variante arroja luz sobre los genes subyacentes a la piel pálida en el este de Asia. Las personas en latitudes altas en Europa y Asia oriental parecen haber desarrollado de forma independiente una piel más clara para producir vitamina D de manera más eficiente con menos luz solar, dice Nina Jablonski, antropóloga biológica de la Universidad Estatal de Pennsylvania en University Park. Pero, "la gente se ha estado rascando la cabeza" sobre las variantes que hacen esto en los asiáticos orientales. Ahora, los investigadores saben que EL MFSD12 es uno. Los ancestros de los nativos americanos probablemente llevaban esa variante a través del Estrecho de Bering hacia las Américas. "Hubo variaciones (en el tono de la piel) presentes en América Latina mucho antes de que los europeos llegaran allí", dice Jablonski.

Andrés Ruiz-Linares de la Universidad Fudan en Shanghai, China, presidente de CANDELA, comenta que “Nuestro estudio muestra que al ir más allá de los europeos se pueden encontrar genes adicionales, incluso para rasgos bien estudiados. Claramente, el sesgo hacia los europeos ha llevado a una visión restringida de la diversidad humana".